Virus Zika

El Virus Zika y la enfermedad que produce, se transmite principalmente por la picadura de mosquitos infectados del género Aedes aegypti y Aedes albpictus.

El Zika también se puede transmitir de la madre al feto durante el embarazo. Para la mayoría de los seres humanos, es una infección que no reviste mayor gravedad, ya que es leve y no es dañina.

Epidemiología

El virus Zika se indentificó por primera vez en Uganda (África) en monos, en el año 1947. Posteriormente fue detectado en la República de Tanzania. Se han reportado brotes de la enfermedad por el virus del Zika en América, Asia, África y el Pacífico.

En marzo de 2015, Brasil reporto un gran brote de una enfermedad eruptiva que posteriormente se identificó como infección por el virus del Zika, y cuatro meses después se determinó que esta enfermedad viral estaba asociada con el síndrome de Guillain-Barré. El primer caso de Zika en Ecuador se detectó a finales de 2015 y hasta abril del año 2018 se habían reportado un total de 5.363 personas infectadas.

Causas

La enfermedad es causada por un virus ARN, el cual pertenece a la familia de los flavivirus. El virus Zika es similar a los virus del Dengue, la Fiebre Amarilla y el virus del Nilo Occidental.

Transmisión

El virus Zika se transmite principalmente por la picadura de mosquitos infectados del género Aedes aegypti y Aedes albpictus, que habitan en regiones tropicales y subtropicales. Los mosquitos Aedes pican generalmente durante el día, siendo su punto máximo temprano en la mañana y al final de la tarde.

Síntomas

La mayor parte de las personas presentan síntomas mínimos o no los presentan. Cuando una persona desarrolla molestias, suelen ser de carácter leves y duran alrededor de 2 a 7 días. Los síntomas más frecuentemente observados incluyen:

  • Erupciones en la piel
  • Picazón en todo el cuerpo
  • Fiebre alta
  • Cefalea (dolor de cabeza)
  • Dolores articulares con ligera hinchazón en las articulaciones de las manos y de los pies
  • Mialgias (dolores musculares)
  • Inyección conjuntival (ojos rojos)
  • Dolor retro-ocular (detrás de los ojos)
  • Hinchazón en las piernas

Mujeres embarazadas

Las mujeres deben evitar quedar embarazadas mientras viajan a un país o zonas con riesgo de transmisión del virus del Zika. Si una mujer se infecta con el virus del Zika, debe esperar por lo menos 8 semanas para intentar quedar embarazada.

Complicaciones neurológicas

En diciembre de 2013, durante la epidemia de enfermedad por el virus Zika en la Polinesia Francesa, se reportó sobre el incremento de casos de síndrome de Guillain-Barré, un tipo de parálisis neurológica que se vincula a un trastorno inmunológico originada por virus, vacunas o tóxicos ambientales. La sospecha de su relación con la infección previa por el virus Zika se debido al incremento de casos durante un brote de esta enfermedad.

Diagnóstico

En la actualidad para el diagnóstico del Zika se cuenta con métodos directos para determinar el ARN viral, como es el caso de la RT-PCR (reacción en cadena de la polimerasa en tiempo real), las pruebas de amplificación de los ácidos nucleicos del virus (NAAT) y el aislamiento viral, pruebas cuyos resultados positivos son confirmatorios de diagnóstico definitivo. La PCR es positiva los primeros 5 días desde el inicio de los síntomas. A partir del día 6 de enfermedad la prueba PCR ya no detecta el ARN del virus.

Además, también se pueden realizar pruebas serológicas (ELISA) para determinar la presencia de anticuerpos IgM (su presencia determina infección aguda) y los anticuerpos IgG (que determinan infección pasada y recuperación de la enfermedad). Los anticuerpos IgM comienzan a ser positivos a partir del día 7 del comienzo de los síntomas y se mantienen dos a tres semanas.

Tratamiento

No existe un tratamiento específico para los síntomas del virus del Zika. Se utilizan medicamentos como el paracetamol para el alivio de las molestias. También es importante beber muchos líquidos como parte de una buena rehidratación.

Prevención

La mejor forma de prevenir la transmisión de esta enfermedad es mediante el control y erradicación de los criaderos de mosquitos vectores. Los repelentes deben incluir uno de los siguientes ingredientes: DEET, picaridina, IR3535. Los porcentajes más altos de ingrediente activo proporcionan una protección más prolongada.

Referencias

Dr. William Bonifaz B.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *