Síndrome de Sjögren

El síndrome de Sjögren es un trastorno auntoinmune (el sistema inmunitario ataca al propio organismo) que puede afectar a todo el organismo de la persona que lo padece, y cuyos síntomas principales son la resequedad en los ojos y la boca, desencadenados por una alteración en el funcionamiento de las glándulas lagrimales y salivales.

Esta enfermedad se observa con mayor frecuencia en las mujeres, con una proporción de 9:1 con respecto al sexo masculino; la mayor parte de los casos aparecen entre los 40 y 60 años de edad.

Este trastorno puede ser de origen primario o secundario. En el síndrome primario, no existe otra condición autoinmune. El síndrome de Sjögren secundario se diagnóstica cuando una persona tiene otra enfermedad autoinmune, como por ejemplo, artritis reumatoide, cirrosis biliar primaria, polimiositis, esclerodermia, entre otras. La enfermedad de origen primaria tiende a ser más agresiva y puede desencadenar síntomas de resequedad más severos que la de origen secundario.

Causas

Hasta el momento se desconocen las causas que provocan la aparición de esta enfermedad. Algunos estudios han revelado que puede haber como antecedente una infección viral o bacteriana, las cuales pudieran desencadenar este síndrome. Ciertas infecciones virales como la hepatitis C o el virus de Epstein-Barr han sido relacionadas con el síndrome de Sjögren.

Debido al hecho de que la mayoría de los pacientes afectados son mujeres, se ha especulado que algún factor hormonal como los estrógenos, juegan un papel importante. No obstante, aún no se comprende bien como este mecanismo de tipo hormonal pueda incidir en el desarrollo de este trastorno.

Síntomas

La resequedad a nivel de la córnea y la conjuntiva es el resultado de una inadecuada producción de lágrimas, debido a la infiltración de las glándulas lagrimales por linfocitos y células plasmáticas (respuesta autoinmune). Las molestias oculares suelen ser leves; por lo general, se acompañan de ardor, picazón y sensación de tener un cuerpo extraño o granos de arena en los ojos. Inicialmente, ciertos pacientes no podrán colocarse objetos, como las lentes de contacto.

En algunas personas, la resequedad ocular puede ser más intensa, especialmente durante las mañanas. La presencia de intolerancia a la luz (fotofobia), puede indicar ulceración (perforación) de la córnea por la intensa resequedad presente. En muchos individuos son más predominantes los síntomas de resequedad bucal (xerostomía), sobre las molestias oculares.

Cuando están presentes las molestias bucales, puede ser dificultoso el deglutir los alimentos, especialmente los secos, como las galletas. La resequedad bucal hace que muchos pacientes lleven consigo botellas de agua, u otros líquidos, para beber y así disminuir o humedecer la mucosa oral. La xerostomía persistente puede provocar dificultad para hablar, originar caries dental; cuando la caries están en la línea gingival, sugiere con seguridad la presencia de síndrome de Sjögren.

Otras molestias pueden incluir

-Pérdida del sentido del gusto y el olfato.

-Crecimiento de la glándula parótida.

-Resequedad a nivel de la nariz, faringe, laringe, piel y bronquios.

-Manifestaciones de resequedad vaginal.

Como el síndrome de Sjögren es una enfermedad sistémica, se pueden presentar molestias de muchos aparatos y sistemas del organismo que incluyen: inflamación de pequeños vasos sanguíneos, inflamación de la pleura pulmonar, dificultad para tragar, enfermedad obstructiva de las vías respiratorias, afecciones a nivel de la piel, alteraciones neurológicas como neuropatía periférica, pancreatitis, trastornos renales, entre otros.

Diagnóstico

Debido a que los signos y síntomas de esta enfermedad son similares a otros trastornos de salud, en ocasiones puede resultar difícil su diagnóstico.

Estudios de laboratorio

Los datos de laboratorio pueden incluir anemia, disminución de los leucocitos (leucopenia) y aumento de los eosinófilos (eosinofilia). También pueden encontrarse positivos el factor reumatoide y los anticuerpos antinucleares. Además, se practican pruebas oculares que miden la cantidad de lágrimas secretadas.

A nivel oral, el médico puede medir la velocidad del flujo de saliva, ya que en este trastorno la disminución de la cantidad de saliva puede estar presente. Mediante la gammagrafía salival, se inyecta un isótopo radiactivo, para, por medio de imágenes medir la función de la glándula salival. El examen de orina permite valorar la función renal.

Estudios de Imágenes

La radiografía y la tomografía de tórax permiten valorar si hay algún grado de afectación pulmonar.

Lesiones a nivel de la piel

  • Los signos y síntomas a nivel de la piel pueden incluir:
  • Resequedad y piel áspera.
  • Presencia de púrpuras (manchas de sangre) en la parte inferior de las piernas debido a inflamación de los vasos sanguíneos (vasculitis).
  • Lesiones vasculíticas de la piel que pueden aparecer como cicatrices, abultamientos, ampollas o úlceras.
  • Lesiones rojas en forma de anillo con un centro pálido denominadas eritema anular.

Complicaciones

  • Si no se instaura un adecuado tratamiento, pueden presentarse algunas complicaciones como:
  • Mayor riesgo de desarrollar linfomas y mieloma múltiple.
  • Infecciones bucales por hongos.
  • Caries dental.
  • Alteraciones de la visión.
  • A nivel del aparato respiratorio, presencia de bronquitis y neumonía.
  • Trastornos de la función renal, incluida infecciones urinarias.
  • Hepatitis autoinmune o cirrosis.
  • Las mujeres embarazadas pueden tener hijos con lupus eritematoso o con enfermedades cardiovasculares.
  • A nivel del sistema nervioso, se puede presentar neuropatía periférica.

Tratamiento

El tratamiento del síndrome de Sjögren debe ser llevado a cabo por un Médico Reumatólogo y tiene como principal objetivo la lubricación de las áreas afectadas. Se utilizan fármacos para estimular el flujo de saliva como la pilocarpina. Se pueden emplear sustitutos de la saliva o geles que recubran la mucosa oral con el fin de disminuir la resequedad, los cuales se emplean por la noche, ya que la boca se reseca más durante el sueño.

Las lágrimas artificiales pueden ayudar a lubricar los ojos. Algunos medicamentos como la emulsión oftálmica de ciclosporina pueden ayudar a disminuir la necesidad de emplear lágrimas artificiales. Los antiinflamatorios no esteroides (AINES) como el ibuprofeno, naproxeno y la aspirina pueden brindar alivio a las molestias articulares.

La resequedad vaginal puede mejorar con la utilización de lubricantes vaginales, especialmente durante las relaciones sexuales. Se pueden utilizar fármacos antimicóticos para el tratamiento de las infecciones orales por hongos.

Medidas de apoyo para la lubricación bucal

  • Ingerir más líquidos.
  • Enjuagar la boca de manera regular para prevenir la aparición de infecciones.
  • Mantener una excelente higiene bucal.
  • Evitar el tabaco, puesto que el humo irrita la boca y evapora la saliva.
  • Estimular la secreción de saliva, masticando chicle sin azúcar.
  • Se puede aplicar aceite de coco en las áreas resecas, ya que puede actuar como hidratante y antimicrobiano.

Alimentación en el síndrome de Sjögren

No existe un régimen nutricional especial para esta enfermedad. No obstante, una de las primeras acciones a tomar, es evitar el consumo de alcohol, además, no se debe ingerir alimentos irritantes de la boca, como los picantes y ácidos. Las pastillas sin azúcar pueden mantener la mucosa oral húmeda.

Para que los alimentos sean más fáciles de ingerir se pueden utilizar:

  • Salsas, aceite de oliva o aderezos para lubricar los alimentos.
  • Aumentar la ingesta de líquidos.
  • Consumir una dieta rica en frutas y verduras.
  • Utilizar aceites bajos en grasas saturadas.
  • Es mejor evitar los edulcorantes artificiales ya que pueden desencadenar una reacción inflamatoria.
  • Es recomendable llevar un diario sobre los alimentos que se consumen para determinar si existe algún nutriente en específico que pueda causar una reacción o empeorar las molestias.

Dr. William Bonifaz B.

Referencias

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *