Signos y Síntomas de Cáncer

Los Signos y Síntomas de Cáncer, varían según la región anatómica afectada, y en muchas ocasiones no están bien especificados. El tener uno o varios de estos signos y síntomas, no determina la presencia de un tumor maligno, puesto que muchas enfermedades benignas, también pueden desencadenarlo.

Los signos y síntomas generales que pueden indicar la presencia de un cáncer incluyen:

Pérdida de peso inexplicable

Muchas personas con un tumor maligno pueden presentar pérdida de peso en algún momento de la enfermedad. En ocasiones puede ser la primera manifestación clínica de un cáncer. Una pérdida de peso inexplicable de 10 libras o más, puede ser indicio de que una persona puede tener algún tipo de malignidad. Los cánceres que están asociados con más frecuencia a una pérdida de peso inexplicada incluyen:

Fiebre

Aunque la fiebre es un síntoma muy común en muchos trastornos y enfermedades, su aparición en el cáncer ocurre más frecuentemente después que el tumor se ha diseminado desde el lugar donde se originó. Prácticamente todas las personas con cáncer tendrán fiebre en algún momento de su evolución, principalmente si el tumor maligno o los tratamientos a los que se ha sometido, afectan al sistema inmunológico. Por otro lado, aunque en muy pocos casos, la fiebre puede ser un signo temprano de cáncer en algunas enfermedades como la leucemia o el linfoma.

Fatiga o cansancio

La fatiga o el agotamiento extremo que no mejora con el descanso, puede ser un síntoma importante a medida que evoluciona el cáncer. Sin embargo, en algunos tipos de cáncer como la leucemia, el cansancio o fatiga puede manifestarse al inicio de la enfermedad. En otros tipos de cáncer como en el de colon o estómago, que se acompañan de pérdida de sangre por el tubo digestivo, la cual muchas veces no es evidente, el cansancio o fatiga puede ser un síntoma prominente.

Dolor

El dolor puede ser una manifestación inicial en algunos tipos de cáncer como el de huesos y el cáncer testicular. Un dolor de cabeza constante, o que no se alivia con tratamiento puede ser un síntoma de un tumor cerebral. El dolor de espalda, puede ser manifestación de un cáncer a nivel de colon, recto u ovario. Más a menudo, la presencia de dolor puede ser indicación de que el cáncer ya se ha propagado desde su lugar de origen.

Cambios en la piel

Además del cáncer de piel, algunos otros tumores malignos pueden desencadenar cambios en la piel los cuales se pueden observar a la inspección. Estos cambios incluyen:

  • Hiperpigmentación (oscurecimiento) de la piel.
  • Ictericia (coloración amarillenta de piel).
  • Eritema (enrojecimiento de la piel).
  • Picazón (prurito).
  • Crecimiento excesivo del vello.

Trastorno de la defecación

La diarrea, el estreñimiento, o un cambio en el tamaño de las heces durante un tiempo prolongado, puede ser un signo indicativo de cáncer de colon.

Alteraciones urinarias

El dolor al orinar, la presencia de sangre en la orina, o cambios en la función de la vejiga urinaria (como orinar con mayor o menor frecuencia), podrían estar relacionados con cáncer de vejiga o próstata.

Heridas que no cicatrizan

Las enfermedades malignas originadas en la piel, pueden sangrar y parecerse a las heridas que no cicatrizan. Una úlcera bucal que no sana, puede deberse a un cáncer oral.

Presencia de Sangrado

Un sangrado o secreción sanguinolenta inusual puede ocurrir en casos de cáncer en sus etapas iniciales. Expectorar sangre podría ser un signo de infección pulmonar (neumonía, tuberculosis, etc.), o de cáncer de pulmón. Por otro lado, el sangrado en las heces, o el color oscuro de las mismas, puede ser un signo indicativo de cáncer colorrectal.

Un sangrado vaginal anormal, podría indicar cáncer de cuello uterino o del endometrio. De igual manera, la hematuria (orina con sangre), puede indicar un tumor maligno en el riñón o en la vejiga urinaria. Una secreción con sangre que salga del pezón puede ser un signo de cáncer de seno.

Otros signos y síntomas que podrían ser indicativos de la presencia de una enfermedad maligna incluyen:

  • Abultamiento o masa en el seno o en cualquier otra parte del cuerpo.
  • Dificultad para deglutir o síntomas de indigestión.
  • Presencia de lesiones en la piel, o cambios recientes en una verruga o lunar.
  • Tos persistente o afonía.

Atención primaria en Salud

Como se ha mencionado anteriormente, muchos de los signos y síntomas analizados en este artículo, pueden estar presentes en diversos trastornos y enfermedades, y no necesariamente indican la presencia de una enfermedad maligna. Es por eso que es muy importante la valoración y el control médico, especialmente en las personas con algún tipo de riesgo.

El control del adulto sano, es una estrategia de prevención adecuada, que permite evaluar el estado general de las personas. Estimado lector, si usted presenta algún signo o síntoma que considere anormal, debe buscar atención y orientación médica, para descartar la presencia de alguna condición médica que pueda afectar su salud.

Dr. William Bonifaz B.
Doctor en Medicina y Cirugía
Reg. Sant. 9871

Referencias