Prostatitis

La prostatitis es la inflamación de la glándula prostática. Este proceso inflamatorio puede deberse a una infección, así como a otras causas. Los síntomas de esta enfermedad suelen ser diversos, pero los más destacados son el dolor en el vientre, los trastornos urinarios y la disfunción sexual.

La prostatitis es la inflamación de la próstata

Epidemiología

Algunos datos epidemiológicos de interés sobre esta enfermedad:

  • La prostatitis representa casi 2 millones de visitas por año a consultas externas en los Estados Unidos.
  • 10 a 12% de todos los hombres experimentan síntomas de prostatitis.
  • Esta enfermedad es el problema de próstata más común en hombres menores de 50 años.
  • Es la tercera afección urológica más frecuente en mayores de 50 años, después de la hiperplasia prostática benigna y el cáncer de próstata.
  • En el Ecuador el 8% de los varones mayores de 20 años presentan prostatitis.

Anatomía y Función

La próstata es una glándula que está situada por debajo de la vejiga urinaria. Tiene el tamaño de una nuez, y su función, junto a los testículos y las vesículas seminales, es de elaborar el semen.  Está atravesada por la uretra, que conecta la vejiga con el exterior a través del pene, y permite evacuar la orina. Tiene un peso que varía entre los 18 a 20 gramos, con un tamaño de 4 centímetros de largo y 3 centímetros de ancho, de forma triangular.

Causas 

La prostatitis puede ser causada por bacterias que se filtran a la glándula prostática desde el tracto urinario (la causa bacteriana más común) y por extensión directa o diseminación linfática desde el recto. También puede ser el resultado de varios organismos de transmisión sexual como Neisseria gonorrhoeae, Chlamydia trachomatis o VIH/SIDA. Otros agentes patógenos responsables de la infección son los mismos que se encuentran con mayor frecuencia en las infecciones del tracto urinario, como Escherichia coli. En muchos casos (especialmente en la prostatitis crónica), no se puede determinar una causa específica de esta enfermedad.

Factores de riesgo

La prostatitis puede afectar a hombres de todas las edades, pero es más común en hombres jóvenes y de mediana edad. Otros factores de riesgo para el desarrollo de prostatitis incluyen los siguientes:

  1. Historia previa de prostatitis.
  2. Haber padecido una infección urinaria reciente.
  3. Uso reciente de un catéter urinario o un procedimiento urológico reciente.
  4. Hiperplasia prostática benigna (HPB).
  5. Practicar relaciones sexuales rectales.
  6. Tener una anomalía estructural o funcional del tracto urinario.
  7. Deshidratación.
  8. Traumatismo o lesión pélvica local.

Síntomas

Los síntomas generales más comunes de la prostatitis son:

  • Frecuencia o urgencia urinaria.
  • Disuria (expulsión difícil, dolorosa e incompleta de la orina).
  • Disminución del volumen urinario.
  • Dolor o presión en el recto.
  • Fiebre y escalofrío en la infección aguda.
  • Dolor en la región inferior de la espalda o en la pelvis.
  • Disfunción sexual o pérdida de la libido.

La prostatitis aguda bacteriana puede manifestarse con fiebre alta y molestias parecidas a un resfriado común como escalofrío, dolores musculares a nivel de la espalda, y además, dolor al orinar e incluso retención de la orina.

En la prostatitis crónica (> 3 meses de evolución), los síntomas, en algunas ocasiones son escasos o no están presentes; las únicas alteraciones pueden ser a nivel del semen. En algunos pacientes pueden predominar los trastornos sexuales, como disminución de la libido, pérdida total o parcial de la erección, eyaculación dolorosa, eyaculación precoz, presencia de sangre en el semen o infertilidad. Sin embargo, lo más común son los síntomas urinarios y el dolor en el vientre.

Diagnóstico

El Urólogo debe realizar una historia clínica y un examen físico completo como parte del diagnóstico de esta enfermedad. Se debe explorar la próstata y para esto, el médico practicará un examen rectal digital (tacto rectal), para palpar la glándula prostática. Se tiene que obtener una muestra de orina y en ocasiones, el urólogo puede recolectar y analizar una muestra del líquido prostático al realizar el tacto rectal.

Pruebas adicionales

Las pruebas adicionales incluyen un hemograma completo, un panel de electrolitos, hemocultivos (cultivo de una muestra de sangre para detectar microorganismos), y en determinadas circunstancias, el nivel del antígeno prostático específico (PSA). La prueba de PSA, que se utiliza como prueba de detección para el cáncer de próstata, también puede elevarse en la prostatitis.

Estudios de Imágenes

La Ecografía transrectal, puede revelar la presencia de abscesos (colecciones de pus) dentro de la próstata, cálculos o dilataciones seminales; además, permite la toma de muestras para biopsia y estudio histológico. Otros exámenes de imágenes incluyen la tomografía computarizada y la citoscopía (estudio endoscópico a través de la uretra).

Tratamiento

El tratamiento de la prostatitis depende de la causa subyacente y del tipo de prostatitis. Se indican antibióticos si la causa es una infección bacteriana. Todas las formas de prostatitis requieren control del dolor cuando esté presente, evitar las complicaciones y efectos secundarios. En algunos casos, los pacientes con prostatitis pueden necesitar ingreso hospitalario para recibir tratamiento.

Antibióticos

Se utilizan para tratar los procesos infecciosos que originan la prostatitis.

Medicamentos antiinflamatorios

Controlan el dolor y la inflamación.

Alfabloqueantes

Estos medicamentos relajan las fibras musculares alrededor de la vejiga y la próstata. Los alfabloqueantes (cardura, prazosina, doxazosina entre otros) pueden disminuir los síntomas urinarios y ayudar a vaciar la vejiga.

Recomendaciones generales

Algunas de las recomendaciones generales más destacadas incluyen:

  • Orinar con frecuencia y vaciar por completo la vejiga.
  • Tomar baños tibios para aliviar el dolor.
  • Evitar los alimentos picantes, el alcohol, la cafeína, y los jugos cítricos.
  • Tomar entre 2 a 4 litros de agua en el día.

Dr. William Bonifaz B.

Referencias

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *