Insuficiencia Suprarrenal, Enfermedad de Addison

La Insuficiencia Suprarrenal, Enfermedad de Addison, también conocida como crisis adrenal, es una condición médica, potencialmente mortal, que ocurre cuando las glándulas suprarrenales no logran elaborar la suficiente cantidad de mineralocorticoides (aldosterona), adrenalina, glucocorticoides (cortisol) y andrógenos suprarrenales (dehidroepiandrosterona[DHEA]).

Anatomía y Fisiología

Las glándulas suprarrenales están situadas por encima de los riñones. Cada glándula tiene dos capas: La capa interna (núcleo) o médula que produce adrenalina y noradrenalina. La capa exterior o corteza suprarrenal que elabora aldosterona y cortisol, y además, hormonas sexuales conocidos como andrógenos suprarrenales, siendo la de mayor importancia la DHEA. Las glándulas suprarrenales, son esenciales para la vida ya que elaboran las llamadas Hormonas del Estrés (cortisol y adrenalina), que permiten al cuerpo humano reaccionar ante una situación de estrés. Si las glándulas suprarrenales se lesionan o sufren un extenso daño, serán incapaces de producir las hormonas cortisol y adrenalina, lo que conllevara a que el organismo no pueda adaptarse a las tensiones o situaciones estresantes, desencadenado una insuficiencia suprarrenal o crisis adrenal.

Epidemiología

La crisis adrenal suele ser más frecuente en las mujeres, y la aparición de la misma tiende a ser entre los 30 y 50 años de edad, aunque en general, ningún grupo poblacional está exento de padecerla.

Causas

La insuficiencia suprarrenal puede describirse como primaria, secundaria o terciaria, según la causa de la afección. La insuficiencia suprarrenal primaria (Enfermedad de Addison) se produce cuando se ha lesionado o destruido gran parte del tejido suprarrenal, y en el 70 al 90% de los casos es debida a un trastorno autoinmune (el propio cuerpo produce anticuerpos que destruyen a la glándula suprarrenal). Hasta el momento no se conoce la causa de este trastorno autoinmune.

Otra causa de insuficiencia suprarrenal primaria incluye a la tuberculosis, que dicho sea de paso, es la causa más común de la enfermedad de Addison en el mundo, especialmente en países en vías de desarrollo. Otros trastornos que provocan esta enfermedad comprenden: el cáncer suprarrenal, hemorragias, enfermedades hereditarias raras, como la hiperplasia suprarrenal congénita, que provoca defectos enzimáticos y bloquea la producción de cortisol y aldosterona. Además, una crisis adrenal aguda puede causar signos de virilización en las mujeres como crecimiento del vello facial y voz ronca o gruesa, debido a la sobreproducción de hormonas masculinas (andrógenos).

La insuficiencia suprarrenal de causa secundaria se produce con menos frecuencia y ocurre cuando otra parte del organismo se ve afectada por una condición o enfermedad que a su vez alteran la función de las glándulas suprarrenales. La causa secundaria más común de insuficiencia suprarrenal es el desarrollo de un tumor en la hipófisis; ésta se encuentra localizada en la base del cerebro. Un tumor en la hipófisis puede afectar la capacidad de que esta glándula produzca una hormona mensajera denominada hormona adrenocorticotrópica (ACTH), que estimula la acción de las glándulas suprarrenales.

La insuficiencia suprarrenal terciaria se produce cuando se interrumpe la producción de la hormona liberadora de corticotropina a nivel del hipotálamo y, al igual que en la crisis adrenal secundaria, la producción de ACTH se ve afectada.

Síntomas

El acrónimo ADDISON (por sus siglas en inglés) nos ayuda a conocer los síntomas que provoca esta enfermedad:

  • A: Pérdida del apetito, y pérdida de peso involuntaria
  • D: Decoloración de la piel (o piel oscura), labios o encías, además de las palmas de las manos, cicatrices y puntos de presión
  • D: Deshidratación
  • I: Incremento de la necesidad de orinar e incremento de la sed
  • S: Deseo de consumir sal por la deshidratación y pérdida de electrolitos
  • O: Oligomenorrea (periodos menstruales irregulares o poco frecuentes en las mujeres)
  • N: Sin energía o motivación (fatiga o letargo), bajo estado de ánimo

Otras molestias pueden manifestarse gradualmente a lo largo de meses o años (insuficiencia suprarrenal crónica):

  • Dolores abdominales, articulares o de la espalda
  • Cansancio de carácter crónico, que muchas veces lleva al paciente a la depresión
  • Calambres musculares
  • Náuseas y vómitos
  • Hipotensión postural (caída de la presión arterial al ponerse de pie), que puede conducir a la aparición de mareos y lipotimia (desmayos)
  • Disminución del deseo sexual especialmente en mujeres

Diagnóstico

El médico especialista (Endocrinólogo) debe realizar un adecuado interrogatorio y una exhaustiva exploración física (historia clínica), junto a los exámenes necesarios para poder llegar al diagnóstico de la insuficiencia suprarrenal.

Estudios de laboratorio 

Dentro de los exámenes que el médico especialista puede indicar como ayuda al diagnóstico de esta enfermedad se incluyen:

  1. Prueba de estimulación con ACTH
  2. Determinar los niveles de cortisol en la sangre
  3. Medir los niveles de azúcar (glucosa) en sangre
  4. Solicitar pruebas para determinar los valores de los electrolitos como sodio y potasio en sangre
  5. Establecer el nivel del pH en la sangre
  6. Test de hipoglicemia (baja del azúcar) inducida por insulina. Esta prueba se usa para controlar los niveles de azúcar y los niveles de hidrocortisona después de la administración de insulina, que permite determinar una insuficiencia suprarrenal de causa secundaria por lesión a nivel de la glándula hipófisis.

Estudio de imágenes

Se puede solicitar una tomografía del abdomen, para visualizar la arquitectura de las glándulas suprarrenales y determinar si existe alguna alteración en su estructura, además, que permite observar otros órganos en el abdomen que pudieran estar alterados.

Es factible realizar también una resonancia magnética de la glándula hipófisis, para determinar algún tipo de lesión, sobre todo, en la insuficiencia suprarrenal de causa secundaria.

Tratamiento

El tratamiento de la insuficiencia suprarrenal implica la utilización de una terapia de reemplazo hormonal, para corregir las hormonas que están deficientes en estos pacientes. Entre los fármacos que se utilizan se incluyen: la hidrocortisona, prednisona o metilprednisolona. El acetato de fludrocortisona se emplea para reemplazar a la aldosterona.

Medidas de Prevención

Si una persona padece la Enfermedad de Addison debe aprender a reconocer los signos y síntomas de estrés potencial que pueden provocarle una insuficiencia suprarrenal aguda. De esta manera, si el médico le ha proporcionado las instrucciones correctas, podrá inyectarse el mismo paciente los corticoides de emergencia para superar una crisis aguda. Igualmente, los padres deben aprender los instructivos para ayudar a los hijos que padezcan de insuficiencia suprarrenal.

Es de mucha utilidad que el paciente porte una identificación médica que indique que padece de insuficiencia suprarrenal, además de los medicamentos que se inyecta en caso de una emergencia.

Si una persona ingiere o se inyecta  glucocorticoides para la deficiencia de la hormona adrenocorticotrópica (ACTH), debe estar seguro de cuándo debe administrarse una dosis para el tratamiento de una situación de estrés.

Referencias

 

 

 

 

Resumen
Insuficiencia Suprarrenal, Enfermedad de Addison
Nombre del artículo
Insuficiencia Suprarrenal, Enfermedad de Addison
Descripción
La Insuficiencia Suprarrenal, Enfermedad de Addison, también conocida como crisis adrenal, es una condición médica, potencialmente mortal, que ocurre cuando las glándulas suprarrenales no logran elaborar la suficiente cantidad de mineralocorticoides (aldosterona), adrenalina, glucocorticoides (cortisol) y andrógenos suprarrenales (dehidroepiandrosterona[DHEA]).
Autor
Publisher Name
Su Doctor Informa
Publisher Logo

2 comentarios en “Insuficiencia Suprarrenal, Enfermedad de Addison”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *