Gonorrea

La Gonorrea es una enfermedad de transmisión sexual, cuya principal manifestación es la secreción uretral de contenido purulento, acompañada de dolor al orinar y aumento de la frecuencia urinaria.

La Gonorrea es una enfermedad de transmisión sexual

Se presenta con más frecuencia en individuos de 15-29 años, y es considerada como una de las enfermedades de transmisión sexual (ETS) más comunes en el mundo, afectando a hombres y mujeres en igual porcentaje.  Según un informe de la Organización Mundial de la Salud (OMS) del año 2012, se produjeron 106,1 millones de nuevos casos de infección gonocócica en la población mundial de 15-49 años en el año 2008, lo que supuso un aumento del 21% en relación con el 2005.

Causas

El agente patógeno causante de esta enfermedad es la bacteria Neisseria gonorrhoeae o gonococo. Su forma de transmisión es a través de las relaciones sexuales, aunque también se puede propagar por contacto con la boca, la vagina, el pene o el ano. Las mujeres en estado de gestación pueden transmitir la infección a su hijo durante el parto.

Síntomas

En el varón el síntoma más frecuente es la uretritis aguda, que aparece en las primeras dos semanas del contagio, con un periodo de incubación de 2 a 8 días. La secreción uretral puede ser escasa o de aspecto mucoso al inicio, para posteriormente tornarse en una secreción purulenta franca (80%) a las 24 horas. Esta secreción se acompaña de dolor al orinar (disuria) e infección del meato urinario (orificio por donde sale la orina).

Cuando se afecta la uretra posterior puede aparecer tenesmo (sensación de evacuación incompleta de la orina), y micción dolorosa, presentándose además pequeñas gotas de sangre al final de la micción. Si no se instaura tratamiento oportuno, la infección puede complicarse con epididimitis (tubo conductivo que conecta los testículos con los vasos deferentes, por los que circula el semen) de un lado, inflamación de la vesícula seminal y la próstata.

La infección orofaríngea se adquiere por el sexo oral y por lo general, no da molestias. A nivel del recto, la gonorrea puede manifestarse con proctitis, picazón, tenesmo y dolor anorrectal, junto con secreción rectal mucopurulenta o sanguinolenta.

Infección en la mujer

En la mujer, la infección afecta al cuello uterino, uretra y las glándulas parauretrales. Los síntomas se inician 8 a 10 días después de haber adquirido la infección y por lo regular solo se presenta secreción vaginal de carácter mucopurulenta que promueve la aparición de inflamación vulvar, dolor al orinar y aumento de la frecuencia urinaria. Cuando se afectan las glándulas de Bartholin, se provoca la aparición de un absceso de un solo lado, muy doloroso y caliente que puede emanar secreción de manera espontánea.

La infección gonocócica ascendente ocurre en el 15-20% de las mujeres e inicialmente se manifiesta por dolor pélvico, secreción vaginal (leucorrea), fiebre, sangrado intermenstrual, dolor al caminar y leucocitosis en el hemograma. Un 10-20% de mujeres con infección e inflamación de las trompas de Falopio, desarrollarán obstrucción de las trompas y de manera secundaria embarazo ectópico o infertilidad.

La infección por gonococo puede ser causa de un 40-50% de los casos de enfermedad inflamatoria pélvica, junto con otras bacterias como Chlamydia trachomatis y bacterias anaerobias. La infección de las zonas anorrectal y orofaríngeas no suelen dar molestias.

Diagnóstico

El diagnóstico está basado en los síntomas que manifiestan los pacientes y la exploración física por parte del médico, aunque los cultivos de las secreciones pueden determinar con precisión la presencia del gonococo. De manera general, las muestras para cultivo se obtienen del cuello uterino en la mujer, y de la secreción uretral en los varones.

Tratamiento

La gonorrea no complicada puede ser erradicada con una sola dosis del antibiótico ceftriaxona por vía intramuscular; no obstante, debido a que en más de 50% de las infecciones gonocócicas existe una infección concomitante por Chlamydia trachomatis, que desencadena un cuadro clínico similar al de la gonorrea, se debe implementar tratamiento simultáneo contra ambos agentes patógenos, por lo que junto con la ceftriaxona se debe administrar otro antibiótico como la azitromicina, (un solo día), doxiciclina, tetraciclina o eritromicina durante siete días.

En los pacientes alérgicos a la penicilina o a las cefalosporinas (ceftriaxona), se pueden utilizar otros antibióticos alternativos como la espectinomicina por vía intramuscular, o la azitromicina por vía oral en dosis única. A pesar de que el tratamiento se da en una sola dosis, se necesita un periodo de 2 semanas para lograr los resultados esperados y observar la desaparición de las molestias. Los síntomas acompañantes se tratan con medicamentos como analgésicos y antipiréticos.

Es recomendable el tratamiento de las parejas sexuales aunque éstas no presenten molestias o manifestaciones de la infección. En los casos de infección gonocócica complicada, o aquellos casos que no respondan al tratamiento general, deberán ser derivados a un médico especialista para su manejo y control.

Prevención

No existe un método 100% segur para prevenir el contagio de la gonorrea, a no ser la abstinencia sexual. El uso del preservativo es el único método para disminuir el riesgo de contagio. Es importante tener en cuenta que el uso del preservativo en cada relación sexual, protege a una persona de la exposición a una ETS como la gonorrea. Siempre sera necesario resaltar que la monogamia o tener una pareja estable es la mejor prevención.

Dr. William Bonifaz B.

Referencias

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *