Esclerosis Múltiple

La Esclerosis Múltiple (EM), es una enfermedad degenerativa, de carácter autoinmune, es decir, las defensas del organismo en vez de defender al sistema nervioso central lo atacan. Este trastorno es de evolución crónica. Afecta a una sustancia llamada mielina (Sustancia Blanca), que permite la conducción del impulso nervioso a través de los nervios.

La EM produce lesiones tanto al sistema nervioso central como al sistema nervioso periférico. Es más frecuente en el sexo femenino y en personas jóvenes (alrededor de los 30 años). Tiene una base genética y hereditaria, siendo más prevalente en zonas de climas fríos o templados.

Causas

No se conoce la causa que desencadena esta enfermedad, pero se considera que en personas predispuestas pueden estar involucrados cierto tipo de infecciones sobre todo por virus (Epstein-Barr). El mecanismo principal es de carácter autoinmune, es decir, el propio cuerpo produce anticuerpos que destruyen la capa de mielina, lo cual altera la conducción  por los diferentes troncos nerviosos del organismo. Un estudio publicado en 2015 reveló que los niveles bajos de vitamina D conlleva un riesgo de desarrollar esclerosis múltiple.

Síntomas

Los síntomas frecuentes son debilidad, entumecimiento, hormigueo o inestabilidad en una extremidad determinada, parálisis con contractura (espasticidad), afección a nivel del tronco bulbar (neuritis retrobulbar) en el cerebro, que puede desencadenar visión doble, alteración de los esfínteres, manifestada por deseo frecuente de orinar.  Al comienzo de la enfermedad estos síntomas pueden desparecer en pocas semanas, aunque al examinar al paciente ya se pueden detectar algunos déficits neuronales. En algunos pacientes puede haber un intervalo de meses o años entre el primer episodio de la enfermedad, hasta la aparición de nuevos síntomas.

Tipos De Esclerosis Múltiple

  1. Forma aislada, en el cual puede haber un solo síntoma o alteración que puede durar menos de un día.
  2. Enfermedad con recurrencia y remisiones, casi siempre son incompletas, pero pueden llevar al paciente a una discapacidad mucho mayor con debilidad severa, espasticidad e incoordinación en el movimiento de las extremidades, trastornos visuales y dificultad para retener la orina (incontinencia). En esta etapa el médico puede encontrar alteraciones en la visión y en las extremidades.
  3. Forma progresiva secundaria, la evolución y deterioro de la enfermedad es constante y progresa sin presentarse remisiones o recurrencias.
  4. Forma progresiva primaria, es mucho más rápida la evolución de la enfermedad, llegando muy pronto el paciente a una discapacidad permanente.

Resonancia Magnética (RM)

Es el estudio de imagen más útil para demostrar la presencia de las lesiones en el cerebro y la médula espinal.
La tomografía computarizada es menos útil para evaluar esta enfermedad.

Diagnóstico

Para diagnosticar la enfermedad se deben tener dos o más regiones de la sustancia blanca central afectada, es lo que se conoce como diseminación en el espacio, y en momentos diferentes, lo que se llama, diseminación en el tiempo. Así, el diagnostico se puede certificar en un paciente con dos o más ataques típicos y dos o más lesiones localizadas por RM.

En personas que solo presentan un episodio aislado y que no reúnen los criterios de esclerosis múltiple se los diagnostica como Síndrome Clínicamente Aislado. Aunque no se puede demostrar con exactitud si estos pacientes evolucionarán a esclerosis múltiple, sí se los considera de alto riesgo, y deben iniciar tratamiento para retrasar el progreso a la enfermedad.

Diagnóstico diferencial

Algunas enfermedades, al comienzo de su evolución, pueden parecerse a la esclerosis múltiple; entre las más frecuentes están:

Tratamiento

La esclerosis múltiple es una enfermedad degenerativa, progresiva e incurable, los diferentes tratamientos empleados están encaminados al control de los síntomas y detener lo más posible el deterioro de la calidad de vida de los pacientes. El médico neurólogo será el profesional encargado del manejo y tratamiento de esta enfermedad.

Pronóstico

La duración de la enfermedad varía mucho de un paciente a otro. Un pequeño porcentaje de ellos, fallece a los pocos meses o años del comienzo de la enfermedad. En general el periodo de evolución puede alcanzar hasta los 30 años del desarrollo de la enfermedad.

Puntos importantes a considerar

Existen algunas consideraciones que se deben tomar en cuenta con respecto a esta enfermedad.

  • La evolución de la enfermedad es muy variable, por lo tanto no todos los pacientes quedaran completamente discapacitados.
  • Es una enfermedad incurable, pero controlable, con una expectativa de vida casi proporcional a la de la población en general.
  • Las mujeres sí pueden quedar embarazadas y tener un bebe sano.
  • La esclerosis múltiple no solo afecta a la esfera física sino también a la esfera psicológica de una persona.
  • Los síntomas y las alteraciones neurológicas varían de un paciente a otro.
  • Las personas que padecen esta enfermedad pueden desempeñar sus actividades laborales, con un buen control y tratamiento.
  • La actividad física no está contraindicada en la esclerosis múltiple, al contrario puede mejorar muchos de los síntomas que presenta el paciente.
  • El día mundial de la esclerosis múltiple es el 30 de mayo de cada año.

Dr. William Bonifaz B.

Referencias

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *