Enfermedad de Lyme

La Enfermedad de Lyme es una patología de carácter infecciosa producida por una bacteria denominada Borrelia burgdorferi, transmitida principalmente por la picadura de garrapatas del género Ixodes.

La Enfermedad de Lyme se produce por la picadura de garrapatas

Se la describió como enfermedad por primera vez en un pueblo llamado Old Lyme (Conneticut, USA) en 1977. Esta enfermedad se presenta en algunas partes de Europa y Asia. En los Estados Unidos, se presentan la mayoría de casos en estados como Virginia, Maine, Wisconsin y Minnesota y en la costa oeste. En el Ecuador se reportó por primera vez un caso en el año 2004.

Factores de Riesgo

Algunos de los factores de riesgo más importantes incluyen:

  • Permanecer mucho tiempo en zonas boscosas o en áreas con mucho césped.
  • Personas que trabajan al aire libre.
  • Los niños que pasan mucho tiempo al aire libre o en zonas de mucho césped o boscosas están en mayor riesgo de ser picados por garrapatas.
  • Tener la piel expuesta, ya que las garrapatas se adhieren como mucha facilidad a la piel.
  • No quitarse de manera adecuada o inmediata las garrapatas. Las bacterias tras una picadura de garrapata pueden ingresar a la sangre si el insecto permanece adherido a la piel durante 36 a 48 horas o incluso durante más tiempo.
  • No se debe permitir que las mascotas pasen mucho tiempo entre las hierbas y el pasto, puesto que también pueden ser infectados por las garrapatas.

Hay que recordar que la enfermedad de Lyme es una zoonosis, es decir, una enfermedad que se transmitirse de animales al ser humano.

Causas

Este trastorno infeccioso es producido por una bacteria del tipo de las espiroquetas llamada Borrelia burgdorferi a través de la picadura de una garrapata infectada del género Ixodes.

Síntomas

Durante el primer mes posterior a la inoculación de la bacteria, puede originarse una lesión cutánea característica llamada eritema migratorio, que puede estar asociada o no a un cuadro parecido a la gripe.

Algunos meses después, la infección se puede diseminar a varios órganos y sistemas del cuerpo humano, lo que da como resultado la aparición de síntomas neurológicos como meningitis, neuritis craneal, meningorradiculitis; a nivel del corazón se pueden manifestar trastornos del ritmo cardíaco como bloqueo auriculoventicular e inflamación del corazón (carditis), lesiones en la visión como iritis, y trastornos osteoarticulares como dolores musculares y articulares.

Si la infección no es tratada de manera adecuada pueden originarse complicaciones tardías muy severas como encefalitis (inflamación del cerebro), polineuropatías, trastornos cutáneos que implican lesión y atrofia de la piel y lesiones articulares permanentes.

Otros síntomas pueden incluir

  • Entumecimiento y hormigueo.
  • Hinchazón y dificultad para mover las articulaciones.
  • Trastornos del habla.
  • Problemas cognitivos (trastornos del pensamiento).
  • Debilidad muscular.

Diagnóstico

El diagnóstico se basa en un correcto interrogatorio y una adecuada exploración física por parte del médico, no obstante, hay que resaltar el hecho de que muchos pacientes no recuerdan haber recibido la picadura de alguna garrapata.

Estudios de laboratorio

Se pueden realizar exámenes de sangre para detectar la presencia de anticuerpos contra la bacteria que produce la enfermedad de Lyme. De esta forma, el examen más utilizado es el ELISA (ensayo por inmunoabsorcion ligado a enzimas). Los anticuerpos IgM suelen aparecer a las 2-4 semanas de la infección, llegando a ser muy altos a los dos meses posteriores. Después de este periodo de tiempo, los títulos de anticuerpos comienzan a descender en la mayoría de los casos.

Los niveles de anticuerpos IgG aumentan de manera más lenta, y presentan los títulos más altos meses después, generalmente, cuando la infección se ha diseminado. Hay que tomar en cuenta que en algunos casos los anticuerpos pueden estar persistentemente positivos a pesar de haber realizado un tratamiento de manera correcta. En la actualidad se utiliza el método de ELISA, con posterior confirmación de los resultados positivos con la prueba de Western-Blott, que es más específica. También se puede practicar una punción raquídea para estudio del líquido cefalorraquídeo, cuando hay trastornos neurológicos.

Estudios de Imágenes

Se pueden implementar algunos estudios de imágenes como:

  • Electrocardiograma.
  • Ecocardiograma.
  • Resonancia magnética, especialmente a nivel del sistema nervioso central.

Tratamiento

Es recomendable que el tratamiento sea iniciado inmediatamente posterior al hallazgo de los signos y síntomas compatibles con la enfermedad. De esta manera, ante la detección del eritema marginado se debe comenzar el tratamiento con antibióticos sin esperar los resultados de los exámenes de laboratorio.

El tratamiento de elección de la enfermedad no complicada es una pauta de 2 ó 3 semanas de duración con antibióticos como la amoxicilina, doxiciclina o cefuroxima por vía oral. En pacientes alérgicos a la penicilina se pueden utilizar antibióticos tipo macrólidos como la eritromicina, azitromicina o claritromicina.

En la enfermedad de Lyme complicada o diseminada se debe implementar tratamiento antibiótico por vía intravenosa al menos durante tres semanas, siendo el antibiótico más utilizado la ceftriaxona.

Medidas de Prevención

Algunas de las medidas de prevención que se pueden implementar son:

  • No tener la piel expuesta. Si una persona está en zonas boscosas o con mucho césped, debe utilizar zapatos, pantalones largos, camisas con mangas largas sombrero y guantes, para evitar la picadura de las garrapatas.
  • Utilizar repelentes contra insectos.
  • Tratar de eliminar las garrapatas en zonas o áreas con césped, por ejemplo en el jardín.
  • Exterminar a los roedores que pueden ser portadores de las garrapatas.
  • Eliminar las garrapatas que estén adheridas a la piel, la ropa, o en las mascotas, especialmente si se habita en zonas muy boscosas.

Es importante señalar que esta enfermedad no deja inmunidad, es decir, una persona puede volver a infectarse y tener nuevamente la enfermedad. Actualmente no existe ninguna vacuna para prevenir la aparición de la Enfermedad de Lyme.

Dr. William Bonifaz B.

Referencias