Enfermedad Celíaca

La enfermedad celíaca se produce por alergia al gluten

La enfermedad celíaca o celiaquía es un trastorno digestivo crónico provocado por una reacción inmune a la gliadina, que es una proteína del gluten que se encuentra en el trigo, la cebada, el centeno y en menor proporción en la avena. La aparición de esta enfermedad implica el desarrollo de un proceso inflamatorio y como consecuencia de esto, la destrucción del revestimiento interno del intestino delgado, lo cual puede conducir a la mala absorción de minerales y nutrientes. Los síntomas pueden incluir diarrea crónica, pérdida de peso y fatiga. En algunas ocasiones los pacientes solo desarrollan anemia.

Factores de Riesgo

  • Padecer de alguna enfermedad de origen autoinmune a nivel de la glándula tiroides o en el hígado.
  • Artritis reumatoide.
  • Diabetes mellitus tipo 1.
  • Trastornos genéticos como el síndrome de Down o el síndrome de Turner.
  • Antecedentes familiares de enfermedad celíaca.

Causas

Esta enfermedad es un trastorno de carácter inmune. Cuando una persona con celiaquía ingiere gluten, su sistema inmunitario se activa y lesiona al intestino delgado. Como consecuencia de esta lesión, el intestino delgado ya no es capaz de absorber los nutrientes de la dieta de manera efectiva. Esto puede llevar a la aparición de una serie de complicaciones y riesgos para la salud de la persona afectada. En algunas circunstancias la enfermedad celíaca se puede activar después de una cirugía, embarazo, parto, algunas enfermedades virales, o posterior a un estrés severo.

Síntomas

La enfermedad celíaca es un trastorno crónico. Los síntomas pueden evolucionar de leves a severos, pueden cambiar con el tiempo y pueden variar de un individuo a otro. Algunas personas pueden no presentar molestias, o las mismas pueden no aparecer hasta una etapa posterior en la vida. Algunas de las molestias más frecuentes incluyen:

  • Síntomas gastrointestinales, como cólicos abdominales, diarrea, gases, náuseas, vómitos, e hinchazón.
  • Heces fétidas con exceso de grasa en su composición.
  • Dolor en huesos y articulaciones.
  • Depresión, irritabilidad y ataques de pánico.
  • Debilidad y fatiga.
  • Presencia de moretones y hemorragias nasales.
  • Retención de líquidos.
  • Problemas de esterilidad.
  • Sensación de hambre persistente.
  • Anemia por deficiencia de hierro.
  • Desnutrición y carencias nutricionales, que incluyen, falta de vitamina B12, vitamina D y vitamina K.
  • Aftas bucales y decoloración de los dientes.
  • Desgaste muscular, debilidad y calambres musculares.
  • Daño en los nervios, que pueden provocar hormigueo en los miembros inferiores.
  • Presencia de sangre en las heces o en la orina.
  • Dolor de cabeza por migraña.
  • Lesiones en la piel conocidas como dermatitis herpetiforme.
  • Disminución del funcionamiento del bazo (hipoesplenismo).
  • Aparición de osteoporosis y osteomalacia (raquitismo en los adultos).

Síntomas en niños y lactantes

En lactantes se pueden presentar trastornos digestivos como diarrea, irritabilidad y alteraciones del crecimiento. Con el paso del tiempo los niños pueden experimentar pérdida de peso, daño del esmalte de los dientes y retraso de la pubertad.

Diagnóstico

El médico especialista (Gastroenterólogo) examinará al paciente de manera detallada, en la búsqueda de signos y síntomas que le brinden una orientación adecuada para diagnosticar esta enfermedad. Además, puede solicitar pruebas y exámenes adicionales. Algunos análisis especiales en sangre pueden detectar ciertos anticuerpos como: anticuerpos antigliadina, anticuerpos endosomiales y anticuerpos anti-transglutaminasa tisular.

Estudios de imágenes

El profesional sanitario puede ordenar la práctica de una endoscopia para estudiar el intestino delgado y además para realizar una biopsia del tejido para estudio histológico. Cuando se presenten manifestaciones a nivel de la piel, se puede solicitar interconsulta con un dermatólogo.

Complicaciones de la enfermedad celíaca

Algunas de las complicaciones más importantes que provoca esta enfermedad son:

-Desnutrición.

-Debilitamiento y fragilidad del sistema óseo.

-En mujeres, aborto espontáneo e infertilidad.

-Intolerancia a la lactosa.

-Cáncer del intestino delgado y linfoma intestinal.

-Trastornos neurológicos (convulsiones, neuropatía periférica, entre otros).

-Caída de cabello.

-Anemia.

Tratamiento

El paciente afectado de enfermedad celíaca debe someterse a una dieta estricta libre de gluten el resto de su vida. Los pacientes deben conocer que alimentos contienen gluten, para evitarlos; aunque esto último puede resultar difícil de lograr, ya que muchos productos alimenticios pueden contener gluten oculto. Una persona que sigue una dieta libre de gluten debe evitar:

-Todos los alimentos elaborados con trigo, salvado, centeno, cebada, harina enriquecida, incluidos los cereales, panes, pastas, galletas, pasteles.

-Avena.

-Cerveza.

Muchos alimentos procesados contienen gluten como los siguientes

  • Sopas enlatadas
  • Aderezos para ensaladas, salsa de tomate y mostaza
  • Salsa de soja
  • Condimentos
  • Helados y golosinas
  • Carnes, embutidos procesados ​​y enlatados

Alimentos que se pueden consumir

Los cereales como el maíz, el mijo, el sorgo, el teff, y arroz son seguros para el consumo. Los no cereales como el amaranto, la quinua o el trigo sarraceno también son inofensivos, al igual que las papas, los plátanos, la tapioca y los garbanzos. No contienen gluten y no desencadenan síntomas. Otros alimentos permitidos incluyen: huevos, carnes frescas de aves, pescados, frutas, lentejas, productos lácteos, siempre y cuando, éstos no empeoren las molestias. Además, se puede consumir vegetales, papas y nueces.

Vitaminas y suplementos

Si las deficiencias nutricionales son graves, el médico o el especialista encargado del régimen dietético del paciente pueden recomendar algunos suplementos como el cobre, hierro, folato, vitaminas del complejo B, vitamnina D y vitamina K. Además, del micronutriente Zinc.

Tratamiento farmacológico

Si el intestino delgado está gravemente afectado, o la enfermedad celíaca es refractaria al tratamiento nutricional, el especialista puede indicar medicamentos como los corticoides para disminuir y controlar la inflamación intestinal. Estos fármacos pueden aliviar los signos y síntomas de este trastorno digestivo. Se pueden emplear otros medicamentos como la azatioprina o la budesonida.

Dr. William Bonifaz B.

Referencias

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *