Colitis Ulcerosa

La Colitis Ulcerosa (CU), es una afección crónica de incidencia bastante frecuente. Es un tipo de enfermedad inflamatoria intestinal similar a la enfermedad de Crohn y forma parte del grupo de enfermedades englobadas bajo el nombre de enfermedad inflamatoria intestinal (EII).

Esta enfermedad se puede presentar a cualquier edad, aunque por lo general se inicia entre los 15 y 30 años de edad, tiende a ser de carácter hereditaria.

Factores de Riesgo

Algunos de los factores de riesgo de la colitis ulcerativa incluyen:

  • Edad. Los picos máximos de incidencia de esta enfermedad están entre los 15 y 30 años de edad y entre los 50 y 70 años, tanto en hombres como en mujeres, no obstante que hay un ligero predomino mayor de incidencia en hombres.
  • Raza. Las personas de raza blanca tienen un mayor riesgo de desarrollar esta afección, al igual que los de ascendencia judía.
  • Tabaco. Dentro de los factores ambientales relacionados con el desarrollo de la enfermedad inflamatoria intestinal, el tabaco ha demostrado tener una relación directa con la EII.
  • Tener antecedentes de Infecciones gastrointestinales previas. Infecciones intestinales previas como la salmonelosis, la shigelosis y la colitis por la bacteria campilobacter son un factor de riesgo que pueden exponer a una persona a padecer colitis ulcerosa.
  • Fármacos. En algunos pacientes con colitis ulcerosa se han observado recaídas de la enfermedad tras el consumo de diversos antiinflamatorios no esteroides (AINES).
  • Alimentación. Puede existir alguna relación entre el consumo de algunos tipos de aceites y de aceite reciclado y la colitis ulcerosa. También se relacionado esta enfermedad con el consumo de lácteos, especialmente por la sensibilidad a las proteínas de la leche de vaca durante la infancia.
  • Se ha observado que la extirpación del apéndice y de las amígdalas, representaría un factor de protección frente a la aparición de la colitis ulcerosa, aunque los estudios no son contundentes. Incluso en algunas situaciones se ha utilizado la extirpación del apéndice como tratamiento de la colitis ulcerosa.
  • Estrés. Ciertas investigaciones apoyan el hecho de que el estrés puede incidir negativamente en la colitis ulcerosa, aunque no se puede determinar con certeza que pueda ser una causa directa en la aparición de esta enfermedad.

Causas

Las causas exactas de la colitis ulcerosa no están del todo claras. No obstante, puede involucrar lo siguiente:

  • Genética. Cerca de una quinta parte de las personas con colitis ulcerosa tienen un familiar cercano con la misma enfermedad, lo que sugiere un factor hereditario.
  • Factores ambientales. Los siguientes factores ambientales pueden afectar la aparición de colitis ulcerosa:
  • Dieta.
  • Contaminación del aire.
  • Humo del cigarrillo.
  • Mala higiene.
  • Sistema inmunitario

El organismo puede responder a una infección viral o bacteriana de una forma que provoque inflamación asociada con la colitis ulcerosa. Una vez que se ha desaparecido la infección, el sistema inmunitario continúa respondiendo, lo que desencadena una inflamación permanente.

Síntomas

El primer síntoma de la colitis ulcerosa suele ser la diarrea. Las heces se tornan más liquidas, puede haber dolor abdominal y una intensa necesidad de defecar. La diarrea puede comenzar de manera repentina o por lo contrario se va instaurando de manera lenta y paulatina. Las molestias dependen de la extensión y propagación de la inflamación.

Además, se presentan molestias como: dolor abdominal, diarrea con sangre y moco; síntomas constitucionales como fatiga o cansancio, pérdida de peso, pérdida del apetito, fiebre, deshidratación, anemia y una necesidad imperiosa de evacuar las heces.

Los síntomas suelen empeorar en la mañana; pueden ser leves o estar ausentes durante meses o años. Si el paciente no recibe o suspende el tratamiento las molestias reaparecen.

Tipos de Colitis Ulcerosa

Los principales tipos de colitis ulcerosa comprenden:

  • Proctitis ulcerosa. Este tipo de colitis afecta al extremo del colon o el recto. Los síntomas tienden a incluir: sangrado rectal, que puede ser el único síntoma, o la presencia de dolor rectal. La proctitis ulcerosa suele ser la forma más leve de este tipo de enfermedad.
  • Proctosigmoiditis. Compromete al recto y el colon sigmoide, que es el extremo inferior del colon. Los síntomas incluyen: diarrea con sangre, calambres abdominales, dolor abdominal, y una necesidad imperiosa de defecar.
  • Colitis de lado izquierdo. Afecta al recto y el lado izquierdo del colon sigmoide y descendente. Los síntomas incluyen: pérdida de peso, calambres abdominales y diarrea con sangre.
  • Pancolitis. Afecta a todo el colon y los síntomas incluyen: diarrea sanguinolenta en ocasiones muy severa, dolor abdominal, fatiga y pérdida considerable de peso.
  • Colitis fulminante. Esta es una forma rara de colitis potencialmente mortal que afecta a todo el colon. Los síntomas tienden a incluir dolor abdominal intenso acompañado de diarrea, que puede provocar deshidratación y shock hipovolémico (caída severa de la presión arterial).

La colitis fulminante puede representar un riesgo de perforación y megacolon tóxico.

Diagnóstico

El médico practicará un interrogatorio exhaustivo, además de una exploración clínica prolija. Se indagarán antecedentes familiares de colitis ulcerosa, enfermedad inflamatoria intestinal o enfermedad de Crohn.

Mediante estudios de laboratorio se investigará si hay anemia o niveles bajos de hierro en sangre. También se harán exámenes de heces, radiografías abdominales, enema de bario, mediante el cual se pasa un líquido que contiene bario a través del colon para mostrar cualquier cambio o anomalía en el colon.

Otros estudios que se practican son la Colonoscopia para explorar el colon y también la Rectosigmoidoscopia para el estudio del recto y el sigmoides (partes anatómicas del colon). Tomografía de abdomen y de la pelvis.

Tratamiento

El manejo y tratamiento de esta enfermedad tiene que ser proporcionado por un Médico Gastroenterólogo. En pacientes con síntomas graves o complicaciones lo más indicado es el ingreso hospitalario.

El tratamiento está enfocado en:

  • Manejo de los síntomas activos hasta lograr la remisión de los mismos.
  • Cuando el paciente está en etapa de remisión (desaparición de los síntomas), se debe prevenir que las molestias vuelvan a presentarse.

Dr. William Bonifaz Bravo

Referencias

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *