Cigarrillo Electrónico

El cigarrillo electrónico es un dispositivo que funciona a base de baterías y que libera dosis de nicotina vaporizada, o soluciones de otro tipo para que el usuario las inhale. El objetivo de este tipo de dispositivos es proporcionar una sensación similar a la inhalación del humo de tabaco.

Seguridad en su uso

La seguridad y los efectos a largo plazo en la salud de los cigarrillos electrónicos u otros dispositivos de vapeo aún no se conocen del todo bien. En septiembre de 2019, las autoridades sanitarias de los Estados Unidos, comenzaron a investigar un brote de una enfermedad pulmonar grave asociada con los cigarrillos electrónicos.

Estos dispositivos electrónicos han sido utilizados por millones de personas en todo el mundo desde que aparecieron por primera vez en el mercado de china en 2004. En el año 2016, el 3.2 % de los adultos en los Estados Unidos los usaban.

El “Vaping” o vapeo actualmente es la forma más popular de consumo de tabaco entre los adolescentes norteamericanos. El consumo de cigarrillos electrónicos aumentó en un 900% entre los estudiantes de secundaria de 2011 a 2015.

Nuevos estudios e investigaciones sugieren que el vapeo puede resultar peligroso. Si bien puede ayudar a los fumadores a dejar el hábito tabáquico, existe la incertidumbre y preocupación que los jóvenes estén comenzando a vapear por sí mismos y no a reemplazar el consumo de tabaco.

En 2016, la Administración de Drogas y Alimentos de los Estados Unidos (FDA), comenzó a regular las ventas, consumo, marketing y la producción de estos dispositivos. En un reciente estudio publicado por el Dr. Joseph Wu en mayo de 2019, revela que los líquidos saborizantes que contienen los cigarrillos electrónicos, pueden lesionar las llamadas células endoteliales que recubren el interior de los vasos sanguíneos, lo que pueden ser muy importante para la salud cardiovascular.

Recordemos que el consumo de nicotina puede ser un factor de riesgo para el desarrollo de cardiopatía isquémica (angina e infarto de miocardio). Hasta ahora, no teníamos datos sobre cómo estos líquidos afectan las células endoteliales humanas. Cuando expusimos las células a seis sabores diferentes de e-líquidos con niveles variables de nicotina, observamos un daño significativo”, indico el Dr. Joseph Wu.

Datos Rápidos sobre los Cigarrillos Electrónicos

Estos dispositivos cumplen la misma función que un cigarrillo tradicional, pero sin quemar el tabaco. Se los comercializa como productos para ayudar a dejar de fumar. No obstante, los estudios muestran que pueden tener un impacto negativo en la salud. Las autoridades sanitarias están tratando de endurecer las regulaciones para disuadir a los jóvenes de usar cigarrillos electrónicos

Cómo Funciona un E-Cigarette

La mayoría de los cigarrillos electrónicos tienen

  • Una boquilla o cartucho.
  • Un componente que genera calor.
  • Una batería recargable.
  • Circuitos electrónicos.

A medida que el usuario aspira la boquilla, un sensor activa un elemento calefactor que vaporiza una solución líquida saborizada contenida en la boquilla. La persona luego “vapea” o inhala la solución. El contenido de nicotina varía de 0, a 24, o hasta 36 mg por mililitro. La boquilla es un cartucho que se fija al extremo de un tubo. Un pequeño vaso de plástico dentro de la boquilla contiene un material absorbente empapado en una solución líquida.

El cartucho se puede rellenar o reemplazar con otro cartucho precargado cuando sea necesario. La solución, también conocida como e-liquid, se elabora extrayendo nicotina del tabaco y mezclándola con una base, generalmente propilenglicol y un saborizante. El propilenglicol se utiliza en inhaladores, por ejemplo, para el asma.

Tiene Algún Beneficio el Cigarrillo Electrónico

Los fabricantes de estos dispositivos afirman que su utilización evita muchos de los riesgos para la salud del consumo de tabaco, y ofrecen una alternativa más saludable a los cigarrillos y otras formas convencionales de ingesta de nicotina.

Algunos estudios han encontrado que usar cigarrillos electrónicos puede ayudar a dejar de fumar. Otras investigaciones, sugieren que ofrecen beneficios modestos para aquellos que desean dejar de fumar. Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC), agregan que el vapeo no es adecuado para la gente joven, para aquellos que nunca han fumado antes y tampoco durante el embarazo.

Riesgos del uso del Cigarrillo Electrónico.

Si bien los cigarrillos electrónicos pueden ayudar a algunas personas a dejar de fumar, existe una creciente evidencia de que el “vapeo” puede ser dañino en algunos casos y aún ser más perjudicial que evitar fumar por completo. Algunos de los siguientes motivos preocupan a las autoridades sanitarias.

La mayoría de los e-cigarettes contienen nicotina, sustancia que es adictiva y que desencadena cambios en el cerebro del adolescente. Es peligroso durante el embarazo puesto que puede afectar al desarrollo del feto. El aerosol de los cigarrillos electrónicos contiene solventes, saborizantes y tóxicos que son potencialmente dañinos.

Los e-cigarettes exponen a los pulmones a diferentes tipos de sustancias; una de ellas es el dicetil que puede provocar un tipo de lesión pulmonar grave. No obstante, recientemente, los CDC han eliminado de su sitio web la relación que vinculaba a los cigarrillos electrónicos a la aparición de lesiones pulmonares graves como la bronquitis obliterante.

Aquellas personas que han utilizado cigarrillos electrónicos también tienen menos probabilidades de dejar de fumar por completo. El uso continuo de nicotina puede hacer que otras drogas, como la cocaína, sean más placenteras de utilizar. Al igual que el cigarrillo normal, el vapeo con un e-cigarette puede liberar sustancias cancerígenas.

El cigarrillo electrónico es un producto a base de nicotina, y su uso no es seguro. La agencia de regulación de Estados Unidos, la FDA, establece que actualmente los cigarrillos electrónicos no están aprobados como ayuda para dejar de fumar, puesto que indica que no hay suficientes evidencias a favor de ello.

Un estudio reciente de los CDC, encontró que muchos adultos utilizan cigarrillos electrónicos, para dejar de fumar. No obstante, la mayoría de las personas que los utilizan, no dejan de fumar y continúan utilizando ambos productos.

Dr. William Bonifaz B.

Referencias

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *