Accidente cerebrovascular

El accidente cerebrovascular (ACV) también conocido como Ictus, se presenta cuando hay una disminución o bloqueo del suministro de sangre al cerebro. Cuando ocurre un ACV, el individuo que lo está padeciendo, debe recibir atención médica urgente.

El ACV puede provocar  un severo dolor de cabeza

El ACV o ictus es la quinta causa principal de muerte en EEUU. Casi 800,000 personas sufren un ictus en ese país. Según un estudio prospectivo realizado en el Ecuador durante 14 años (1991-2015), la enfermedad cerebrovascular representó la primera causa de mortalidad (77.897 defunciones), con una tendencia constante en los últimos 25 años. Existen tres tipos principales de accidente cerebrovascular:

Accidente cerebrovascular isquémico: Es el tipo más frecuente de ACV, representando el 87% de todos los casos. En este evento, un coágulo de sangre impide que la sangre y el oxígeno llegan a un área determinada del cerebro.

Accidente cerebrovascular hemorrágico: Se presenta cuando se rompe un vaso sanguíneo. Suele ser como resultado de aneurismas o malformaciones arteriovenosas.

Factores de riesgo de ACV hemorrágico

Los factores de riesgo de un ACV de tipo hemorrágico incluyen:

  • Hipertensión arterial
  • Trastornos de la coagulación/uso de medicamentos anticoagulantes
  • Edad avanzada
  • Consumo elevado de alcohol reciente
  • Antecedentes familiares y personales de hemorragia cerebral.
  • Endocarditis bacteriana.
  • Enfermedades del tejido conectivo.
  • Uso de cocaína.
  • Enfermedad renal poliquística.

Accidente isquémico transitorio (AIT): Éste ocurre cuando el flujo sanguíneo a una región del cerebro es insuficiente y se presenta durante un breve periodo de tiempo. El flujo sanguíneo normal se reanuda en poco tiempo.

El ACV puede ser un evento fatal. De acuerdo a la Asociación Americana del Corazón (AHA), la tasa de mortalidad por edad en el año 2017 fue de 37.6 por cada 100,00 diagnósticos de accidente cerebrovascular.

Causas y factores de riesgo

Cada tipo de accidente cerebrovascular tiene un conjunto diferente de causas. No obstante, el ACV es más probable que se presente en una persona si tiene las siguientes condiciones:

  1. Sobrepeso y obesidad.
  2. Ser mayor de 55 años.
  3. Tener antecedentes personales o familiares de ACV.
  4. Hipertensión arterial.
  5. Diabetes mellitus.
  6. Colesterol y triglicéridos altos.
  7. Enfermedad cardíaca (trastornos de la arteria carótida, o enfermedad vascular).
  8. Sedentarismo, es decir, falta de actividad física.
  9. Consumo excesivo de alcohol.
  10. Consumo de tabaco.
  11. Uso de drogas ilícitas.

De acuerdo a ciertos estudios, se ha comprobado que los hombres tienen un mayor riesgo de muerte por un ACV que las mujeres. No obstante, una revisión de estudios del año 2016, sugiere que estas diferencias no toman en cuenta los ajustes por raza, edad, severidad del ACV y otros factores de riesgo. Los afroamericanos tienen un riesgo significativamente mayor de sufrir un accidente cerebrovascular por primera vez. Asimismo, tienen alrededor de un 60% más de probabilidades de experimentar un nuevo ictus en 2 años.

Síntomas

En general, los síntomas de un ictus aparecen sin previo aviso. Algunos de los síntomas más importantes incluyen:

  • Confusión, que incluye dificultad para hablar y entender el habla.
  • Dolor de cabeza, que se puede presentar con alteración de la conciencia.
  • Entumecimiento o incapacidad para mover áreas de la cara, brazos o piernas, especialmente en un lado del cuerpo.
  • Alteraciones de la visión en uno o ambos ojos.
  • Dificultad para caminar, que incluye imposibilidad de coordinar los movimientos.
  • Vómitos.
  • Mareo y vértigo.

El accidente cerebrovascular puede llevar a padecer problemas de salud a largo plazo. Algunas personas también pueden experimentar:

  • Problemas en el control de esfínteres (vejiga o el intestino).
  • Depresión.
  • Parálisis o debilidad en uno o ambos lados del cuerpo.
  • Dificultad para el control o expresión de las emociones.

Es importante recalcar que los síntomas pueden variar en gravedad. El acrónimo FAST, por sus siglas en inglés, es una buena forma de recordar los síntomas de un ACV:

  • Facial (cara en inglés): se refiere a la desviación de la comisura labial o asimetría facial.
  • Arm (brazo en inglés): hace referencia a la debilidad de una parte del cuerpo.
  • Speech (lenguaje en inglés): se refiere a los trastornos del lenguaje, sea que se presenten con dificultad para la expresión, con dificultad para la comprensión o que se manifiesten con dificultades para la articulación de palabras.
  • Time (tiempo en inglés): hace referencia a la importancia del tiempo durante un ACV, y por lo tanto a la necesidad de buscar atención médica urgente.

Diagnóstico

El accidente cerebrovascular se instaura rápidamente. Para evitar un evento fatal, o que se manifiesten secuelas graves, una persona que sufre un ictus debe recibir tratamiento hospitalario dentro de las 3 horas posteriores a la aparición de sus síntomas. Existen varias pruebas de diagnóstico que el médico puede emplear para determinar el tipo de accidente cerebrovascular presente. Éstas incluyen:

Examen físico: el médico deberá realizar un interrogatorio al paciente o a sus familiares, sobre los síntomas y del historial médico de la persona afectada. Se debe determinar la fuerza muscular, los reflejos, la sensibilidad, la visión y la coordinación de los movimientos. También se debe controlar la presión arterial, examinar el cuello para explorar y escuchar las arterias carótidas, además, se tienen que explorar los vasos sanguíneos en la parte posterior de los ojos (fondo de ojo).

Análisis de sangre: El profesional médico indicará la realización de exámenes de sangre para determinar si existe un alto riesgo de sangrado o de coágulos sanguíneos, medir los niveles de azúcar, colesterol y triglicéridos, pruebas de la función renal, de los factores de coagulación, y comprobar la existencia de un proceso infeccioso de fondo.

Estudios de imágenes

Algunos de los estudios de imágenes que se utilizan para el diagnóstico de un ACV incluyen:

Tomografía computarizada

Este estudio puede revelar la presencia de hemorragias e infartos cerebrales, tumores y otras afecciones dentro del cerebro.

Resonancia magnética

Este estudio también puede mostrar lesiones en el cerebro, además tiene mayor sensibilidad en la detección de infartos cerebrales, lesiones del tronco encefálico y de la fosa posterior. Permite mostrar alteraciones en el 82% de los casos, mientras que la tomografía computarizada lo hace en el 50% de los casos.

Ecografía de las arterias carótidas

Este examen permite verificar el flujo sanguíneo en las arterias carótidas y ver si hay un estrechamiento o presencia de una placa de ateroma.

Angiografía cerebral

En este estudio, se inyecta al paciente un material de contraste en los vasos sanguíneos cerebrales para poder visualizarlos por medio de rayos X o por resonancia magnética. Esto proporciona una visión detallada de la circulación cerebral y del cuello.

Ecocardiograma

El ecocardiograma es un estudio ecográfico detallado del corazón, que permite verificar la presencia de coágulos que podrían haberse desprendido y dirigirse al cerebro.

Tratamiento

El tratamiento de un accidente cerebrovascular debe ser manejado por un equipo de especialistas que incluyan a neurólogos, neurocirujanos, intensivistas, fisiatras, entre otros. En vista de que los ACV isquémicos y hemorrágicos tienen diferentes causas y efectos en el cuerpo, ambos requieren diferentes tratamientos.

Accidente cerebrovascular isquémico

El tratamiento se inicia con la toma de medicamentos que disuelvan los coágulos y para evitar que formen otros. Se administran anticoagulantes como la aspirina o mediante la inyección de un activador de plasminógeno tisular (TPA), procedimiento que se conoce como trombolisis. El TPA es muy efectivo para disolver los coágulos. No obstante, la inyección debe realizarse dentro de las 4 horas y media posteriores al inicio de los síntomas del ictus. Otra opción de tratamiento es la angioplastia , por medio de la cual se insufla un pequeño globo dentro de una arteria estrecha utilizando un catéter para reanudar el flujo sanguíneo. Luego se inserta un tubo llamado stent  para evitar que la arteria se vuelva a estrechar.

Accidente cerebrovascular hemorrágico

El tratamiento comienza con la toma de medicamentos que reducen y controlan la presión arterial en general, en el caso de que el ictus sea originado por una crisis hipertensiva. Además, se indica la toma de medicamentos anticoagulantes o antiagregantes plaquetarios como warfarina o copidogrel.

Rehabilitación

El ACV es un evento que puede cambiar la vida de una persona y que puede tener efectos físicos y emocionales duraderos. La recuperación de un ictus a menudo requerirá terapias específicas y sistemas de apoyo que incluyen:

  • Terapia del habla.
  • Terapia física.
  • Terapia ocupacional.
  • Grupos de apoyo.
  • Apoyo de amigos y familiares.

La rehabilitación representa una parte importante y permanente del ACV. Con la asistencia adecuada y el apoyo de los familiares, es posible que una persona que ha sufrido un evento cerebrovascular pueda recuperar una calidad de vida normal o casi normal, dependiendo de la gravedad del ACV.

Medidas de Prevención

Las medidas de prevención más importantes para prevenir la aparición de un evento cerebrovascular incluyen:

  1. Seguir un régimen dietético saludable. Una dieta nutritiva y saludable debe incluir frutas, vegetales, granos enteros, legumbres, semillas, entre otros. Además, se debe limitar el consumo de carnes rojas y alimentos procesados, así como el colesterol y las grasas saturadas.
  2. Mantener un peso saludable.
  3. Realizar actividad física regular.
  4. Control y tratamiento del estreñimiento.
  5. No fumar tabaco.
  6. Evitar el consumo de alcohol.
  7. Control de la presión arterial.
  8. Tratamiento y control adecuado de la diabetes.

Dr. William Bonifaz B.

Referencias

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *