Factores de Riesgo Cardiovascular

 

La Hipertensión es un factor de riesgo cardiovascular

Los Factores de Riesgo Cardiovascular son aquellos que están relacionados con una mayor posibilidad de que una persona padezca una enfermedad del corazón y las arterias. Entre estos factores se encuentran la diabetes, el colesterol, la hipertensión, el tabaquismo, la herencia familiar, el estrés, la obesidad y la frecuencia cardíaca.

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), las enfermedades cardiovasculares provocan la muerte de más de 17 millones de personas en el mundo cada año, siendo responsable del 50% de los fallecimientos que se suscitan en los Estados Unidos. En ese país, por ejemplo, la enfermedad de las arterias coronarias es la primera causa de muerte. Los factores de riesgo cardiovascular pueden ser modificables y no modificables

Factores de Riesgo Modificables

Los factores de riesgo modificables comprenden:

Sedentarismo y enfermedad cardiovascular

La OMS estima que más del 60% de la población mundial no practica algún tipo de actividad física. De acuerdo a los estudios realizados, practicar alguna forma de actividad física, aumenta la esperanza de vida, a pesar de los factores hereditarios adversos. Además, la actividad física, a cualquier edad, brinda protección contra muchos problemas de salud crónicos, incluida la enfermedad cardiovascular.

Efectos de la actividad física

La actividad física regula el peso, y optimiza la utilización de la insulina por el organismo, previniendo entre otras cosas, la aparición de diabetes. Además, estar activo regula los niveles de la presión arterial, del colesterol, la glucosa, la coagulación sanguínea, el sistema arterial y reduce los niveles de inflamación, lo que en suma protege al aparato cardiovascular. Los estudios demuestran que practicar 150 minutos de actividad  física moderada a la semana, reduce los riesgos de enfermedad coronaria en un 30%. De hecho, si un individuo tiene factores de riesgo cardiovascular, y se mantiene activo, la evidencia demuestra que esto puede disminuir su riesgo de muerte prematura en comparación con las personas sedentarias que no presentan algún factor de riesgo. Se estima también que mínimos aumentos en la actividad física se asocian con una reducción importante del riesgo, aun cuando exista una enfermedad previa.

Actividad física y su relación con el estrés

Las investigaciones han demostrado que el estrés puede ser un factor de riesgo para la salud del corazón. Una vida estresante lleva a las personas a adoptar malos hábitos como fumar, comer alimentos poco saludables y en mayor cantidad. El estrés por sí mismo puede desencadenar cambios en el sistema nervioso y la sangre, lo que conlleva a deteriorar la salud del corazón. Practicar alguna forma de actividad física como caminar, trotar o hacer ciclismo puede aliviar la tensión emocional.

Diabetes y Ejercicio físico

Una práctica regular de actividad física puede reducir el riesgo de padecer diabetes, especialmente si se tiene un alto riesgo de desarrollarla. En el paciente con diabetes, el ejercicio mejora y protege la salud del corazón. Algunos estudios han demostrado que la caminata de 2 horas a la semana reduce la muerte prematura por enfermedad cardiovascular en un 50%. Además, el ejercicio puede regular la glucosa en sangre de los pacientes diabéticos.

Tabaco y su relación con la salud del corazón

Desde hace 60 años los estudios han comprobado que el hábito de fumar está relacionado con el cáncer y las enfermedades cardiovasculares. No obstante, en la actualidad muchas personas aún no son conscientes de ello y de la relación del tabaco con las enfermedades cardíacas. El fumador pasivo también tiene incrementado el riesgo de enfermedad cardiovascular.

De qué forma el tabaco provoca daño

Los componentes del tabaco lesionan el endotelio (tejido especializado que tapiza la luz de todos los vasos sanguíneos), aumenta los depósitos de grasas en las arterias, altera la coagulación, aumenta el colesterol malo (LDL Colesterol), disminuye el HDL colesterol (colesterol bueno) y promueve el vasoespasmo (contracción) de las arterias coronarias. La nicotina, el componente adictivo del tabaco, aumenta la presión arterial y la frecuencia cardíaca. En cuanto a los sexos, la mujer que fuma, tiene un riesgo incrementado de sufrir un infarto en relación a los hombres. Por ejemplo, si una mujer fuma de tres a cinco cigarrillos en el día, duplica su riesgo de sufrir un infarto al corazón.

Dieta y enfermedad del corazón y las arterias

La dieta puede modificar de manera notable los factores de riesgo cardiovascular. Una dieta rica en grasas saturadas incrementa la posibilidad de sufrir una enfermedad cardíaca y un accidente cerebrovascular. Una mala alimentación provoca un 31% de enfermedad coronaria y hasta un 11% de accidente cerebrovascular a nivel mundial. En poblaciones que consumen una dieta baja en grasa, con abundancia de frutas y verduras hay una reducción del 73% en el riesgo de la aparición de un nuevo evento cardíaco mayor. De igual manera, la dieta alta en sodio (sal) incrementa el riesgo de hipertensión arterial. Reducir la ingesta de sodio a 1 gramo al día, disminuye en un 50% la necesidad de tratamiento farmacológico para la hipertensión.

Colesterol y riesgo cardiovascular

Los niveles elevados de colesterol (hipercolesterolemia) representan un factor de riesgo para la salud del corazón. La hipercolesterolemia está estrechamente vinculada con la aterosclerosis.

Valores de lípidos en sangre

  • Colesterol total: < 200 (nivel deseable); 200-240 (límite alto) > 240 (alto)
  • Colesterol LDL: < 130 (nivel deseable); 130-160 (límite alto); > 160 (alto)
  • Colesterol HDL: > 60 (factor de protección); 35-39 (normal); < 35 (factor de riesgo)
  • Triglicéridos: < 150 (nivel deseable); 150-199 (límite alto); 200 a 499 (alto); 500  y más (muy alto)

Hipertensión arterial

La hipertensión arterial incrementa el riesgo de padecer una enfermedad cardíaca, un infarto al miocardio, o un accidente cerebrovascular. Incluso las personas hipertensas y que además son obesas, fuman, o tienen niveles elevados de colesterol en sangre, tienen más probabilidades de padecer una enfermedad cardíaca o un accidente cerebrovascular.  Los valores normales de presión arterial en reposo deben ser menores a 120/80.

Diabetes Mellitus

Los pacientes con diabetes tienen un riesgo incrementado de muerte por enfermedades del corazón, principalmente los diabéticos tipo II. La Asociación Americana del Corazón (AHC), estima que el 65% de las personas con diabetes fallecen por algún tipo de enfermedad cardiovascular.

Factores de Riesgo no Modificables

Entre los factores de riesgo no modificables se incluyen:

Sexo

De manera general, los varones tienen mayor riesgo que las mujeres de sufrir un infarto al corazón. No obstante, esta diferencia se reduce de forma significativa cuando las mujeres entran a la menopausia. Este último hecho ha sido demostrado en base a que los estrógenos brindan protección a las mujeres de las enfermedades cardíacas durante su vida reproductiva. Pero después de los 65 años de edad, el riesgo cardiovascular prácticamente se iguala en ambos sexos, en el momento que los factores de riesgo son similares. Incluso las enfermedades del corazón, como por ejemplo, un infarto,  pueden llegar a ser más graves en las mujeres después de los 65 años de edad.

Herencia

Los trastornos cardiovasculares suelen tener un factor hereditario. De esta manera se determina que si los padres o hermanos tuvieron un problema cardíaco o de la circulación antes de los 65 años de edad, la persona tienen un riesgo cardiovascular incrementado en relación a alguien que no tenga esos antecedentes familiares.

Raza

Algunas enfermedades cardiovasculares son más prevalentes en ciertos grupos raciales y étnicos. Por ejemplo, las investigaciones avalan el hecho de que los negros sufren de hipertensión más grave y muchas veces más refractaria al tratamiento médico, y además, tienen un mayor riesgo cardiovascular que las personas de raza blanca.

Edad

Se conoce que las personas mayores tienen mayor riesgo de sufrir enfermedades cardíacas. Cuatro de cada cinco muertes producidas por una enfermedad del corazón, se producen en individuos mayores de 65 años de edad. Con el paso de los años, la función cardíaca tiende a deteriorarse. Este último hecho se demuestra por los estudios de imágenes e invasivos que revelan un aumento en el grosor de las paredes del corazón, el endurecimiento de las arterias por aterosclerosis lo que hace que pierdan su flexibilidad, con lo cual el corazón no puede cumplir su función de bombeo de la sangre a cabalidad.

Diagnóstico

Como hemos podido notar, algunas personas tienen un mayor riesgo de padecer una enfermedad cardíaca. Es importante la valoración del riesgo cardiovascular por parte del médico en individuos mayores de 40 años. Como parte del diagnóstico, se deben incluir la valoración y el registro de algunos datos clínico como los siguientes:

  • Consumo de tabaco.
  • Valores de colesterol en todas sus formas y los triglicéridos en ayunas.
  • Edad.
  • Sexo.
  • Historia familiar de enfermedades del corazón.
  • Índice de masa corporal (IMC).
  • Niveles de glucosa en ayunas.
  • Si la persona padece diabetes, determinar el nivel de hemoglobina glucosilada, albumina en orina (albuminuria), y el nivel de creatinina (valoración renal).
  • Etnia o raza.

Tratamiento

El tratamiento va a depender del riesgo de enfermedad cardíaca que exista. Además se pueden implementar algunas medidas para mejorar las condiciones generales de la persona afectada, como las siguientes:

  • Dejar de fumar.
  • Mejorar los hábitos de alimentación.
  • Bajar de peso en caso de sobrepeso u obesidad.
  • Practicar actividad física de manera regular.
  • Disminuir el consumo de alcohol.

Dr. William Bonifaz B.

Referencias

Sobre Nosotros

Nuestro sitio web Su Doctor Informa fue diseñado para convertirse en una fuente confiable de información de salud para la comunidad. El contenido y la información proporcionada en nuestro portal, han sido elaborados por profesionales de la salud altamente calificados y está sustentada en evidencia científica, la cual siempre se mantienen actualizada. Estimulamos la consolidación de la relación médico-paciente, incentivando a la población a buscar atención médica para solventar los problemas de salud que padezca.

No es nuestra intención diagnosticar ni tratar ningún problema de salud; solo proporcionamos información y orientación a la comunidad sobre qué tipo de profesional o especialidad requiere para su atención médica. Estimado lector, si usted sospecha que está presentando algún problema de salud, no tome ninguna acción, antes de ponerse en contacto con un profesional sanitario calificado.

Dr. William Bonifaz Bravo
Reg. Sant. 9871
Coordinador General
Su Doctor Informa

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *